Mil caminos para tus pies (parte 3)

Fisterra

Prolongación a Fisterra y Muxía

La mejor alternativa para encontrarse con uno mismo, para la reflexión, para  ir más allá. Esa es la verdadera filosofía de esta variante del Camino que empieza donde todos los demás acaban para llevarnos hasta el fin del mundo, hasta Finisterrae, al encuentro con nuestro interior y el abismo. Resulta difícil encontrar calificativos para esta ruta, marcada por una fuerte carga simbólica y en la que confluyen lo religioso, lo mágico y lo pagano, la historia y el mito, lo espiritual y lo terrenal.

Es un camino diferente: su origen está en la propia Plaza del Obradoiro y la meta en dos lugares que son auténticos símbolos de Galicia: Fisterra y Muxía. El primero es la punta más occidental de Europa, el último reducto de tierra conocida para los romanos, en cuya costa estaba el Ara Solis, el altar de culto al sol que el Apóstol mandó destruir. Cuna de todo tipo de creencias paganas, a día de hoy sigue siendo escenario de ritos de purificación donde los peregrinos se desprenden de lo terrenal quemando sus ropas o abandonando sus zapatos.

La segunda meta es Muxía, con su santuario de la Virxe da Barca alzándose imponente ante el mar y desafiando la bravura que caracteriza a las olas en la conocida como Costa da Morte. Hasta allí llegó la virgen en una barca de piedra para dar ánimos al Apóstol Santiago ante el poco crédito que tenían sus palabras entre las gentes de aquellas tierras.

Es tal la singularidad y el atractivo de esta ruta, que en la actualidad es uno de los trazados que gana año tras año más peregrinos. Se divide en cuatro largas etapas a la que se puede añadir una quinta entre Fisterra y Muxía.

Santiago – Negreira (21 km)

Negreira – Olveiroa (33 km)

Olveiroa – Fisterra (30 km)

Olveiroa – Muxía (31,5 km)

Fisterra – Muxía (28 km)

Muxia

 

Ruta del Mar de Arousa y Río Ulla

Una forma diferente de hacer el camino. Apegada al relato histórico, esta ruta imita el trayecto que cubrió la barca con los restos del Apóstol hasta su llegada a la localidad de Padrón, donde fue atada a un gran bloque de granito (el Pedrón) que se conserva bajo el altar mayor de una de sus iglesias, la de Santiago.

El camino puede iniciarse en el puerto de O Grove o en el de Riberia. Ambos flanquean la más extensa de las rías gallegas, la de Arousa, y se dice que sus habitantes fueron los primeros en avistar la nave de piedra portando el cuerpo decapitado del Apóstol. Desde allí habrá que navegar 40 millas náuticas por mar y por el Río Ulla hasta alcanzar Padrón, para completar caminando los 24,6 kilómetros que restan hasta Compostela.

Los barcos llegados de demarcaciones lejanas podrán obtener sin problema el reconocimiento jubileo, ya que se han habilitado diferentes puntos para sellar las cartillas náuticas. Los que no dispongáis de embarcación propia, en verano podréis contratar el servicio si viajáis con un grupo de más de 20 personas.

Ruta mar de Arousa rio Ulla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *