Mil caminos para tus pies (parte 2)

Camino Norte Sobrado

El Camino del Norte

Es la ruta idónea para los amantes de la tranquilidad, para las personas que disfruten con los paisajes verdes y solitarios y que no les importe lidiar con la exigencia de algunos tramos en las zonas más elevadas. El mar, la montaña y las planicies de la Terra Chá (llanura) se dan la mano en este itinerario conocido también como Camino de la Costa, que comienza en Irún y recorre el litoral cántabro para pisar territorio gallego en Ribadeo.

Desde allí avanza por el interior hasta Lourenzá, en cuyo monasterio podréis encontrar un anticipo de lo que os aguarda a vuestra llegada a Compostela, pues se dice que su fachada fue un ensayo para construir posteriormente la del Obradoiro.

Os sorprenderá el encanto de Mondoñedo, capital de provincia hasta 1833, con la catedral y su enorme rosetón gótico, el seminario y el ambiente tranquilo de esos lugares que parecen haberse detenido en el tiempo. Más adelante, ya en tierras de la montaña coruñesa, surge imponente en medio de un valle el monasterio cisterciense de Sobrado, el que fue uno de los grandes centros del poder eclesiástico en Galicia.

Ribadeo – Lourenzá (29 km)

Lourenzá – Abadín (25 km)

Abadín – Vilalba (22 km)

Vilalba – Miraz (33 km)

Miraz – Sobrado (26 km)

Sobrado – Arzúa (23 km)

Arzúa – Pedrouzo (18 km)

Pedrouzo – Santiago (21,1 km)

Es ésta una ruta consolidada, bien recuperada y señalizada, aunque el auge del fenómeno jacobeo parece haber cogido por sorpresa a alguna localidad.

 

El Camino Primitivo

¿Cuál fue el primer camino que condujo a Santiago? La pregunta no tiene una respuesta clara ni contundente, pero todo apunta a que pudo haber sido el Primitivo, de ahí el nombre de esta ruta que nace a los pies de la catedral de Oviedo y que entra en Galicia por uno de sus techos, el puerto de O Acebo, a 1.130 metros de altitud.

Apenas el 4% de los peregrinos se decanta por esta variante que os llevará por zonas de montaña despobladas del interior menos conocido de Galicia y que es, sin duda, la de mayor esplendor paisajístico. También la más dura, especialmente si llueve o nieva. No es el mejor camino para hacer en bici…

La parte gallega de esta ruta se puede completar en 8 etapas que suman unos 178 kilómetros. El último hospital de peregrinos de Galicia, la ciudad monumental de Lugo o la placidez de la Serra do Careón, un espacio natural protegido con flora y fauna casi desaparecida, son sólo algunos de sus atractivos.

O Acebo – A Fonsagrada (14 km)

A Fonsagrada – O Cádavo (28 km)

O Cádavo – Lugo (31 km)

Lugo – San Román da Retorta (20 km)

San Román da Retorta – Melide (26 km)

Melide – Arzúa (16 km)

Arzúa – Pedrouzo (18 km)

Pedrouzo – Santiago (21,1 km)

Sabed cuando lleguéis a Santiago que habéis seguido las huellas del primer peregrino. Se cree que fue el rey Alfonso II, quien en el año 813 y tras conocerse el hallazgo del sepulcro del Apóstol, se desplazó desde Oviedo para comprobarlo en persona. Así se originó el Camino Primitivo. Su punto final bien podría ser la gran estatua que, cerca de la facultad de historia y la plaza de abastos, recuerda la figura de este rey medieval, también conocido como El Casto.

Camino Primitivo

 

Vía de la Plata (Por Laza)

La Vía de la Plata tiene el honor de ser el trazado jacobeo con mayor recorrido en tierras gallegas. Atraviesa tres provincias (Ourense, Pontevedra y A Coruña) y cuenta con un amplio abanico de variantes. No obstante, sigue siendo una gran desconocida para muchos peregrinos a pesar de que su trayecto inicial se remonta a las calzadas romanas.

Con origen en la mismísima puerta de la catedral de Sevilla, el recorrido gallego de esta ruta comienza en A Canda, una aldea de 30 habitantes situada en un puerto de montaña cuyo ascenso nada tiene que envidiar a la famosa subida hacia O Cebreiro.

Gastronomía, arte y leyendas constituyen la esencia de esta ruta que os ofrecerá la posibilidad de probar el exquisito pan con denominación de origen de Cea, empaparse de la espiritualidad del monasterio de Oseira y contemplar desde Ponte Ulla el simbólico Pico Sacro, escenario de uno de los milagros protagonizados por los discípulos del Apóstol.

A Canda – A Gudiña (18 km)

A Gudiña – Laza (35 km)

Laza – Xunqueira de Ambía (33 km)

Xunqueira de Ambía – Ourense (22 km)

Ourense – Cea (22 km)

Cea – Castro de Dozón (19,5 km)

Castro de Dozón – Silleda (28 km)

Silleda – Ponte Ulla (18 km)

No esperéis encontrar a lo largo de este itinerario ni un ápice del material precioso al que alude su nombre. Vía de la Plata procede de la degradación de una palabra árabe, bal´latta, que significa camino empedrado.

Via de la Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *