El tiempo en el Camino de Santiago

Galicia otoño

Seguramente habréis oído decir que en Santiago la lluvia es arte. Pues bien, imaginaos el encanto que puede llegar a tener la meta de vuestro Camino: la ciudad más lluviosa de España y la segunda de Europa, un lugar que presume de acumular precipitaciones cercanas a los 2.000 litros por metro cuadrado en sólo un año…

De acuerdo, los datos nos lo ponen difícil y el verdor de nuestros paisajes nos delata, pero creednos: ¡En Galicia no siempre llueve! Es cierto que tenemos un clima húmedo y generoso en precipitaciones que se reparten a lo largo del año, algo que hará del chubasquero una prenda imprescindible en todo momento en vuestra mochila de peregrinos. No obstante, en verano, la época preferida por la mayoría de vosotros para hacer el Camino, es muy probable que os encontréis días soleados y con temperaturas agradables.

Ocurre con el tiempo en Galicia lo mismo que con otros muchos aspectos de esta tierra: en la variedad está su riqueza. Si emprendéis el Camino Inglés, os encontraréis el clima marítimo propio de las Rías Altas, con temperaturas suaves y mayor probabilidad de lluvia. Por el contrario, si escogéis la Vía de la Plata y las tierras interiores del sur, el clima será más seco y con mayor oscilación térmica; semejante incluso al del Mediterráneo. Un ejemplo es Ourense, donde caen la mitad de precipitaciones que en Santiago a pesar de estar a sólo 80 kilómetros de distancia en línea recta. Conocida como la sartén de Galicia, es fácil que en esta ciudad los termómetros alcancen en verano los 40 grados centígrados.

Al margen de las peculiaridades, nos hemos propuesto hacer una breve guía del tiempo en Galicia para que sepáis qué tipo de prendas debéis de meter en vuestras mochilas en cada momento. Para ello, hemos decidido echar mano de la sabiduría popular y de nuestros refranes, infalibles en la mayoría de los casos. Aunque las traducciones puedan sonar raras, estamos convencidos de que os ayudarán.

Galicia invierno

ENERO. En xaneiro, pés ao braseiro (En enero, pies al brasero). Es el mes del frío por excelencia y el que concentra el mayor número de días de helada, con temperaturas bajo cero a primeras horas de la mañana y por debajo de los 10 grados en las horas centrales. Es probable que en los tramos más altos del Camino os encontréis nevadas. Recomendamos: cazadora térmica, gorro, guantes, bufanda, botas y chubasquero.

FEBRERO. Febreiriño do rabo torto, cos teus días 28, se tiveses máis catro, non quedaba gato nin raposo no burato (Febrero del rabo torcido, con tus 28 días, si tuvieses cuatro más, no dejabas gato ni zorro en la madriguera). Frío, frío y más frío, como atestigua este otro refrán: En febreiro, sete capas e un sombreiro (en febrero, siete capas y un sombrero). El refranero popular nos habla de un mes feo y duro que se hace eterno a pesar de ser el más corto del calendario. Recomendamos: cazadora térmica, gorro, guantes, bufanda, botas y chubasquero.

MARZO. Marzo, marzolo, trebón e raiolo (en marzo, chaparrón y sol). Marzo, marzal, pola mañá cara de rosa, pola tarde cara de can (en marzo, por la mañana cara de rosa y por la tarde cara de perro). Es un mes que se caracteriza por la inestabilidad meteorológica, de ahí que sea frecuente que en un mismo día se sucedan episodios de sol y lluvia o que el tiempo sea estupendo por la mañana y horrendo por la tarde, o viceversa. Suele llover bastante y las temperaturas son frescas. Recomendamos: cazadora, gorro, pantalones largos impermeables, botas y chubasquero.

ABRIL. Abril, abrilón, auga por un tubo e pode que trebón (abril, abrilón, agua por un tubo e incluso chaparrón). Si enero y febrero son los meses del frío, abril es el de la lluvia. Sería insólito un mes de abril en Galicia con más de cinco días sin precipitaciones, así que dad por hecho que la lluvia será vuestra compañera de viaje. Las temperaturas empiezan a recuperarse y a alcanzar valores propios de la primavera, pero no os fiéis, seguirá haciendo frío. Este mes puede ser traicionero, y así lo refleja otro refrán: abril, se por mal quere vir, aínda as portas non deixa abrir (abril, si malo quiere venir, todavía las puertas no deja abrir). Recomendamos: cazadora, pantalones largos impermeables, botas y chubasquero.

MAYO. Quen en maio se molla, en maio se enxuga (el que en mayo se moja, en mayo se seca). Un nuevo mes típicamente primaveral, con días de lluvia y otros de sol radiante en los que las temperaturas pueden alcanzar incluso valores veraniegos. Podemos atrevernos a cambiar las botas por calzado deportivo cómodo e incluso a usar pantalones cortos. De todas formas, la amenaza de la lluvia y del frío tardío sigue presente: en maio, aínda a vella queima o tallo e o boi bebe no prado (en mayo, todavía la vieja quema el banco y el buey bebe en el prado). Recomendamos: ropa de abrigo para las primeras y las últimas horas del día, pantalones desmontables, botas o calzado deportivo y chubasquero.

JUNIO. Ata o 40 de maio non quites o saio, e se volve chover, vólvelo poñer (hasta el 40 de mayo no te quites el sayo, y si vuelve a llover, lo vuelves a poner). Como podéis comprobar, hasta mediados de junio no están garantizadas unas buenas condiciones climatológicas. De todas formas, se nota la cercanía del verano: las precipitaciones son cada vez menos frecuentes y las temperaturas suben notablemente. En las horas centrales del día suele hacer calor, aunque por la noche refresca bastante. Recomendamos: ropa de abrigo para las primeras y las últimas horas del día, pantalones desmontables, calzado deportivo, sombrero o gorra y protección solar para la piel.

JULIO. O que non aproveita xullo para se bañar, é porque ten medo do río e do mar (el que no aprovecha julio para bañarse, es porque teme al río y al mar). El mes del verano en Galicia, más incluso que agosto, con días calurosos y muchas horas de luz. De todas formas, recordad que puede llover en cualquier momento y que en Galicia son muy pocas las noches que podemos dormir con las ventanas abiertas… Recomendamos: pantalones cortos, calzado deportivo, sombrero o gorra, protección solar para la piel y chubasquero.

AGOSTO. En agosto, tapa o teu rostro (en agosto, cúbrete el rostro). Seguimos en verano pero, como podréis deducir por el refrán, nos encaminamos irremediablemente hacia el otoño. Los días son más cortos y las noches cada vez más frescas. No obstante, agosto suele ser un mes seco y soleado. Recomendamos: pantalones cortos, calzado deportivo, sombrero o gorra, protección solar para la piel, ropa de abrigo para las primeras y las últimas horas del día y chubasquero.

SEPTIEMBRE. En setembro, ou secar as fontes ou levar as pontes (septiembre seca las fuentes o se lleva los puentes). Es difícil pronosticar el tiempo de este mes: puede ser una prolongación del verano, con semanas de sol y temperaturas cercanas a los 25 grados; o un anticipo del otoño, con lluvias abundantes y persistentes. En ningún caso hará demasiado frío. Debéis de estar preparados para todo. Recomendamos: cazadora, pantalones desmontables, botas o calzado deportivo, sombrero o gorra y chubasquero.

OCTUBRE. Neve en outubre, sete meses cubre (nieve en octubre, siete meses cubre). Outono quente, inverno detente (octubre caliente, invierno detente). Estos dos refranes dan idea del comportamiento meteorológico de octubre, que puede amortiguar la llegada del invierno si es cálido o desencadenarlo con toda su crudeza. Lo cierto es que en este mes las lluvias y el frío regresan. Con mayor o menor intensidad, pero regresan. Recomendamos: cazadora, pantalones impermeables, botas y chubasquero.

NOVIEMBRE. Por todos os santos, neve nos campos (El día de todos los santos, nieve en los campos). El invierno ha llegado y con él las lluvias persistentes, el frío y las primeras heladas y nevadas. Recomendamos: cazadora, pantalones impermeables, botas y chubasquero.

DICIEMBRE. Tantos días de xeada no Nadal coma días de sol no San Xoán (tantos día de helada en Navidad (diciembre) como días de sol en San Juan (junio)). Diciembre es la antítesis del verano y por ello uno de los meses más propiamente invernales: días cortos, lluvia y frío. Recomendamos: cazadora térmica, gorro, guantes, bufanda, botas y chubasquero.

Como habréis comprobado, el chubasquero es la única prenda que os recomendamos todos los meses del año. Si lo olvidáis, siempre podréis decir que en vuestro camino hacia Compostela os habéis empapado de arte.

Galicia verano ok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *